• "Revelación, Teología, vida cristiana"

    Miércoles, 08 de Junio de 2016 22:09
  • Libro "Razones para la esperanza", Horacio Arango Arango, S.J.

    Jueves, 23 de Febrero de 2017 00:00
  • Presentación del Cuarteto Ámbar de la Orquesta Sinfónica Eafit

    Jueves, 23 de Febrero de 2017 06:30
  • Ceremonia en memoria del Padre Horacio Arango Arango en el primer aniversario de su pascua

    Jueves, 23 de Febrero de 2017 06:30
  • Conversatorio "Violencia en la memoria, violencia en la identidad. El papel de la Iglesia en el "inconsciente político" de Colombia

    Martes, 28 de Marzo de 2017 06:30

Entre esperanzas y dificultades

E-mail Imprimir PDF
FRANCISCO_DE_ROUX_WEB
Por Francisco de Roux
Empezó la mesa de negociación con el Eln en la sede de la Universidad Católica del Ecuador, dirigida por los jesuitas. La instalación, que elevó las esperanzas, se hizo ante los países garantes y acompañantes. Posteriormente, en la Casa de la Cultura, fue la reunión del Eln con cerca de 400 personas de sectores relevantes de la sociedad civil.

Traigo puntos significativos de las intervenciones de la instalación. Guillaume Long, ministro de Relaciones Exteriores del Ecuador, último en hablar, felicitó a Colombia y al Gobierno por la valentía en la paz; y al Eln, por arriesgarse a hacerlo. Mostró que era también paz para el Ecuador, y recordó los costos de la frontera y refugiados que les ha significado esta guerra. ‘Pablo Beltrán’ reiteró que la guerra afectaba a los vecinos y agradeció al Ecuador y a los demás países. Juan Camilo Restrepo, jefe de la delegación gubernamental, aludió a Colombia como referente mundial de construcción de paz, compartió el agradecimiento y lo extendió a los obispos por el apoyo generoso y desinteresado de la Iglesia.

‘Beltrán’ planteó que las partes tenían que cambiar en este proceso y que ellos estaban dispuestos a hacerlo siempre y cuando el establecimiento lo hiciera, incluso en el modelo económico, cuando lo exigiera la paz. Juan Camilo dijo que había esta disponibilidad, pero dentro del respeto a las instituciones, y a la agenda definida en marzo del 2016, con la celeridad que la prudencia lo permita; y empezando por los acuerdos humanitarios y el método de participación de la sociedad civil, que debería generar aportes propositivos y pertinentes, mas no vinculantes. Baste comentar que lo que hará las propuestas de la sociedad influyentes y vinculantes serán la calidad, pertinencia e inclusión participativa que contengan.

‘Pablo Beltrán’ advirtió sobre las resistencias del establecimiento a las exigencias de la sociedad y sobre las amenazas contra los líderes. Y valga recordar que en estos días monseñor Hugo A. Torres Marín, obispo del Urabá antioqueño y chocoano, se pronunció sobre los paramilitares que están en la coca y la minería criminal y aterrorizan y matan a quienes luchan por sus derechos. Y un análisis de Cinep sobre datos del 2016, después de depurar todas las fuentes, presenta 80 líderes asesinados en todo el país; y sorprende el que, en el 82 por ciento de los casos, el responsable es “desconocido”. ¿Cómo creer que se trata de hechos aislados si son claramente hombres y mujeres que luchaban por la paz y la justicia?

Juan Camilo pidió al Eln que abandone el secuestro, rechazado nacional e internacionalmente, y esto por razones éticas y para dar legitimidad a la mesa. A este propósito, ‘Pablo Beltrán’ dijo que entrarían paulatinamente en los acuerdos humanitarios hasta llegar finalmente al cese del fuego bilateral.

Mientras tanto, el país siguió viendo esta semana el camino decidido de las Farc hacia donde se hará el desarme. Y los premios Nobel, en el magnífico escenario creado por la Cámara de Comercio, mostraron el valor gratuito de la reconciliación por el que se entrega simplemente la vida, sin esperar reconocimientos, ni dinero, ni votos.

Allí, Juan Manuel Santos hizo el mejor discurso que le he oído, por encima de sus intereses y sin ninguna alusión a sus contradictores; invitó a luchar por amor al ser humano y resistirse al miedo no obstante todas las oposiciones. No podía hacerlo de otra manera, porque nadie puede estar en el club de Martin Luther King, Mandela y la madre Teresa sin pasar por la purificación de pagar los precios de la paz.

A la misma hora de la instalación en Quito, la Fiscalía iniciaba investigación de dineros de Odebrecht en la campaña de Santos, como ya lo hace en la de Zuluaga. “Conoceréis la verdad, dice el Evangelio, y la verdad os hará libres”.